¿Estás pensando en meter a un cachorro en casa? Esta es una decisión importante y no debe tomarse a la ligera. Lo mejor es que entre todos los miembros de la familia penséis cuál es la mejor opción.

No te dejes llevar por el primer impulso. Un perro no debe ser una moda ni permanecerá siendo cachorro por siempre. El perro os va a acompañar durante más de 10 años y será uno más de la familia.

Para que no te olvides ningún aspecto en esta entrada tienes varios puntos a tener en cuenta para valorar qué tipo de perro es mejor para ti.

1. Aspectos del perro

Vamos a empezar a analizar los diferentes aspectos que diferencian a los perros. Es importante analizar cada uno de ellos para acertar con tu elección.

1.1. Raza

Conocer el comportamiento de la raza es fundamental. Cada raza de perro tiene unas características físicas y psicológicas diferentes.

Si bien es cierto que cada perro es único, la raza suele marcar la tendencia del tipo de perro que va a ser el resto de su vida. Buscando en internet podrás conocer las características de cada una de ellas.

Es importante que se adapte a la forma de vida que va a tener. Por ejemplo, un perro activo que está metido en un piso y sale poco a la calle se pondrá muy nervioso.

1.2. Tamaño

Infórmate bien sobre el tamaño que tendrá el perro en su etapa adulta. La diferencias de tamaños entre razas pequeñas y razas grandes son abismales.

Para ponerte en situación, un chihuahua pesará entre 2 y 3 kg de adulto mientras que un boyero de berna puede alcanzar los 50 kg. Y no son los casos más extremos.

Piensa en lo que ocupará y en la fuerza que tendrá. No solo dará paseos contigo, también tendrás que transportarlo en coche al veterinario o cargar con él si se pone enfermo.

En este link tienes una completa tabla con el peso de cada raza.

Cómo elegir un perro según tu personalidad

1.3. Sexo

La raza es la que más define el carácter del perro, pero el sexo también influirá en su forma de ser. Existen algunos cambios físicos y de actitud entre machos y hembras que deberás tener en cuenta.

Si quieres conocer a fondo las diferencias entre machos y hembras visita esta entrada. En esta elección no solo influye el carácter, también tienes que tener en cuenta otros factores como el celo.

En líneas generales, un macho es más independiente y territorial, mientras que las hembras tienden a ser más caseras y tranquilas. No es una ciencia exacta pero te puede ayudar con tu decisión.

1.4. Pelaje

Los perros necesitan alimento, salir a la calle y un cuidado de su higiene, pero si tiene el pelo largo necesitará un trabajo extra para su cuidado.

Los perros con pelaje largo acabarán acumulando espigas, pinchos y cualquier otro elemento propenso a enredarse con su pelo. Además, deberás cepillarlo de forma constante para evitar la formación de nudos.

Otro aspecto a tener en cuenta respecto al pelaje es la cantidad de pelo que sueltan. Si este punto te preocupa busca una raza que desprenda poco pelo.

1.5. Progenitores

Si tienes la oportunidad haz una visita para conocer a los padres del cachorro que quieres adoptar. Al estar un rato con ellos podrás  intuir el tipo de perro que será de mayor, tanto de carácter como físicamente.

Al igual que pasa con las personas, es común que los perros tengan un carácter parecido al de sus padres. Esto no siempre es posible, pero si te dan la oportunidad aprovéchala para hacerte una idea de cómo será su carácter.

Cómo elegir qué perro comprar

2. Aspectos de tu vida

Párate a pensar un momento cómo va a ser tu ritmo de vida en los próximos años. Tanto tu vivienda como tu forma de vivir tiene que ir acorde con el perro que vas a meter en casa.

Por ello, es importante que prestes atención a los siguientes puntos:

2.1. Actividad física

¿Eres más de peli y manta o de salir a pasear al campo? Tu nivel de actividad física se tendrá que corresponder con el del perro que traigas a casa, de lo contrario vendrán los problemas.

Un perro activo tendrá que hacer el ejercicio necesario. Si no lo hace en la calle lo acabará haciendo en casa, y gastará su energía en cosas que no te harán mucha gracia.

Lo mismo ocurrirá en el otro sentido. Si te gustaría salir a correr con tu perro cada día asegúrate de que sea capaz de aguantar ese ritmo de ejercicio.

2.2. Vivienda

En tu vivienda es donde pasará la mayor parte del tiempo el perro. No es lo mismo un piso pequeño que una casa con jardín donde pueda correr libremente.

Hay perros de diferentes tamaños y niveles de energía, busca uno que se adapte al espacio disponible.

Pero recuerda que no por tener una casa grande te librarás de tener que darle paseos cada día. Los paseos son obligatorios ya que le servirán para oler olores nuevos y socializar con otros perros.

2.3. Vecinos

No dejes de lado este punto. Si vives en una comunidad tranquila evita los perros que tienden a ladrar. O si vives en una urbanización llena de niños busca un perro sociable.

Ponte en el lugar de tus vecinos y escoge un cachorro que vaya a encajar en el entorno. Cuando menos roces surjan mejor será la convivencia y más fácil será criar al perro.

Adicionalmente tendrás que esforzarte porque tu perro se comporte cuando se encuentre en casa. Evita que se acostumbre a ladrar y no le dejes que se suba a las personas para pedir comida.

Cómo elegir cachorro

Una vez revisados estos puntos ya tienes un punto de partida para elegir perro. Si quieres tienes en internet algún test que te ayudará en tu elección.

Y recuerda, aunque creas que es el perro ideal para ti, necesitará que lo entretengas y lo cuides todos los días.