Los perros cuando son cachorros nos parecen unos animales inofensivos y muy dulces, pero su mordedura puede ser muy dolorosa. Durante sus primeros meses de vida tienden a morder con frecuencia y esto puede llegar a desesperarnos.

Por un lado la boca es su manera de interactuar con su entorno. Así es como experimentan con lo que les rodea. Pero por otro sienten molestias al salir los dientes de leche o sus dientes definitivos, y morder es su forma de calmar ese dolor.

Vamos a ver cómo reaccionar en cada caso.

1. Lo primero: la inhibición de la mordida

Que tu perro aprenda a inhibir su mordida es muy importante. Esto quiere decir que sea capaz de morder sin ejercer presión. Y esto se aprende de dos maneras:

  • Con otros perros: Al socializar a tu perro jugará con otros perros a morderse y lo harán simplemente marcando el mordisco. El momento en el que se pase de fuerza el otro perro se enfadará y entenderá que a apretado más de lo que debe.
  • Con tu ayuda: Si notas que te muerde la mano sin ejercer presión no debe preocuparte, es el momento en el que hace fuerza cuando debe venir la reacción. Hazle saber que te ha hecho daño.

Un vez aprendan esto serán capaces de controlar la mordida en situaciones diarias. Si por ejemplo le pisas sin querer te morderá instintivamente, pero sabrá gestionar su fuerza lo hará sin hacerte daño. Simplemente marcará con los dientes.

Perros jugando

2. Cuando te muerde a ti

Ahora que ya has visto la diferencia entre morder sin apretar y morder haciendo daño vamos a ver cómo reaccionar cuando te muerda alguna parte del cuerpo.

2.1. Manos y brazos

Esta situación es muy normal cuando estáis jugando. Verá que tus manos se mueven y le llamará mucho la atención. Lo mejor que puedes hacer es lo siguiente:

  • Cuando tu cachorro te muerda pronuncia en alto un “¡no!” o un “¡ay!” para que se de cuenta de que algo ha pasado. Hazlo con energía.
  • Si te ignora y sigue mordiendo vuelve a decir “¡no!” y deja de jugar con él. Ignóralo hasta que se calme para que asocie el mordisco con el fin del juego.
  • Cuando esté mordiendo deberás facilitarle un juguete para que entienda que es eso lo que tiene que morder.
  • Cierra las manos para dificultarle la mordida. Si tienes el puño cerrado le costará más morderte.

Necesitarás mucha paciencia y constancia para conseguir que se le quite esa costumbre. Piensa que él no es consciente del daño que provoca. También es recomendable evitar reaccionar de la siguiente manera:

  • No lo castigues ni le pegues. Si actúas con violencia puede que él también aumente su agresividad. Lo mejor es ignorarle.
  • No le sobreexcites. Cuanto más alterado esté menos se controlará.

Es importante que tenga juguetes suficientes para desahogarse cuando le duelan las encías. Hay quien usa un pulverizador con agua para el momento en los que muerde con fuerza. El objetivo es incomodarle para que lo asocie y deje de morder.

2.2. Pies y tobillos

Otra situación bastante incómoda es cuando te muerde los pies y los tobillos al caminar. Es una parte del cuerpo que duele más que las manos y habrá momentos en los que te pille por sorpresa.

El movimiento de nuestras piernas al caminar llama su atención, por lo que estos consejos te ayudarán a que tu cachorro no muerda:

  • Párate. En cuento empiece a morder tus pies o los pantalones deja de moverte. Así se le acabará la diversión.
  • ¿Necesita jugar? Si lleva un rato sin jugar o pasear puede que sea el momento de hacerlo. Tendrá mucha energía acumulada que agradecerá gastar.
  • No le empujes. Si forcejeas con el lo tomará como un juego y volverá a tus pies con más ganas.
  • No salgas corriendo. Nunca debes salir corriendo pues eso lo empeorará. Verá un movimiento más rápido y tendrá más ganas de salir detrás de tus pies.

Es importante que si tu cachorro muerde las piernas avises a cualquier visita para que siga estos consejos.

Mi perro muerde todo

3. Cuando muerde las cosas

Otro tipo de mordeduras que hay que controlar son la de los objetos. Es común que el cachorro muerda todo lo que encuentre, pero lo podemos dividir principalmente en tres.

3.1. Zapatillas

Ver a un cachorro mordiendo una zapatilla puede resultar gracioso, pero si nos ve reírnos lo asociará como algo bueno. Tienes que ser firme y no dejarle nada de margen en este aspecto, pues de lo contrario cuando sea adulto te destrozará las zapatillas siempre que quiera.

Tampoco le dejes una zapatilla vieja para que se entretenga. Tras acabar con ella no diferenciará entre las zapatillas viejas y las nuevas. Él debe morder sus juguetes.

3.2. Muebles

Para evitar el destrozo de los muebles de tu casa debes actuar de la misma manera que cuando te muerde a ti. Pronuncia un “¡no!” alto y con energía y facilítale juguetes para que se distraiga. En estos casos tampoco le dejes aunque muerda sin hacer fuerza.

El problema viene cuando no estamos delante, pues tu cachorro se va a quedar solo en casa mientras estás en la calle y por las noches tendrá libertad total. Para estos casos tendrás que seguir estos dos consejos:

  • No dejes a su alcance nada que no quieras que muerda. Esto es así. Cualquier mueble que tenga a su alcance corres el riesgo de que le clave los dientes. Si tienes algo de especial valor lo mejor es que lo retires.
  • Utiliza un spray antimordeduras. Venden un spray con sabor amargo que te ayudará a proteger aquellos muebles que le gusta morder. No es infalible y funcionará al cabo del tiempo, pero puede servirte. Tómatelo como una ayuda.

3.3. Su correa

Un perro paseando que muerde su correa nos puede hacer gracia, pero será mejor evitar esa conducta. El momento del paseo tú eres quien manda y no él. La correa debes llevarla tú y no darle a él el control. En estos casos para el paseo y haz que la suelte.

Cachorro muerde mucho

4. Juguetes: muchos y de varios tipos

Tu cachorro debe tener una gran variedad de juguetes a su disposición desde el primer día que llegue a tu casa. Lo ideal es que sean de diferentes texturas y tamaños: un hueso de cuerda, una pelota, un peluche, mordedores, juguetes interactivos…

Con esto él podrá experimentar y jugará con el que más le estimule o le calme el dolor de encías.

Te serán de gran ayuda los juguetes con los que pueda interactuar. Son especialmente recomendables los juguetes de la marca Kong. Por ejemplo, el Kong clásico, aguanta muchos mordiscos y les entretiene durante durante largos ratos si le metes comida dentro. Tendrá que esforzarse en sacarla y mientras lo hace gastará energías.

Cachorro muerde todo

La etapa del cachorro en la que muerde mucho dura unos cuantos meses. Debes armarte de paciencia y hablar con todos los miembros de tu familia para que actúen de la misma manera. Debéis ser firmes para tener éxito.

Si has probado algún truco que te haya funcionado déjalo en los comentarios para que lo pueda ver más gente. Cada perro es único y actuará de manera diferente.